Seleccionar página

La creación de contenidos es indispensable si quieres consolidar tu presencia en internet.

Para Google, el contenido es el rey: es un consumidor voraz de posts, imágenes, vídeos, infografías… Si tu sitio en internet no se lo ofrece, te irá dejando de lado hasta hacerte desaparecer. Pero, ahí no queda la cosa. Los algoritmos del buscador son catadores de morro fino o degustadores gourmet, como prefieras llamarlos. No se conforman con cualquier cosa, no. Su paladar es muy exigente. Buscan contenidos nuevos, originales, relevantes, relacionados con la temática de tu web, optimizados para SEO y en el que se combinen varios formatos. ¿Cómo se te queda el cuerpo?

De ahí que sea tan importante dedicarle tiempo y esfuerzo al marketing de contenidos, tanto en la web como en tus perfiles en redes sociales. Crear contenido de calidad no es fácil, igual que tampoco lo es diseñar o construir una página web, hacer buenas fotografías de producto o conseguir campañas efectivas de SEM. Lo mejor es dejar la creación de contenidos en manos de profesionales, con habilidades, recursos y experiencia.

Pero, si quieres encargarte tú mismo de ello, voy a darte unas cuantas claves para conseguirlo.

  1. Diseña una estrategia de contenidos.

Diseñar una estrategia de contenidos quiere decir determinar previamente qué vamos a contar, porqué lo vamos a contar, qué valor aporta a nuestros seguidores, a través de qué canales, con qué formatos y con qué frecuencia.

Para responder a estas cuestiones hay que tener muy claro quién es nuestro público, cuáles son sus intereses, en qué tono se comunican, qué formatos prefieren y dónde podemos encontrarnos con ellos.

  1. Crea universos de contenidos alrededor de un tema.

Debes fijar en los temas de conversación que le gustan a tu audiencia y apostar por ellos en tus contenidos. Son territorios relacionados con tu marca, con tu producto o con tu servicio, donde normalmente se reflejan sus valores, sus atributos, sus historias las diferentes utilidades de lo que ofrecen.

Podemos poner como ejemplos, el marketing de contenido desarrollado por grandes marcas que todos conocemos. El primer caso es el de IKEA, en cuyo web hay espacio llamado Ideas donde sugieren soluciones para acoger invitados cuando llegan las vacaciones, consejos para conseguir dormitorios relajantes, cómo crear un espacio de trabajo en la cocina… y otras propuestas basadas en productos IKEA que sus seguidores valoran como inspiración. Otro buen ejemplo es Leroy Merlin, que ofrece tutoriales en YouTube con consejos de bricolaje.

  1. Optimiza el SEO de tus contenidos.

Si no lo haces, tu contenido pasará desapercibido. Por este motivo, hay que estudiar con detalle las palabras clave por las que queremos posicionar nuestra marca y cada contenido en concreto.

Más adelante, dedicaré un post completo a la optimización de contenidos para SEO. Pero como adelanto debes saber que los principales puntos para posicionar bien el contenido que generas es:

  • Seleccionar las palabras clave para cada contenido
  • Incluirlas en el título
  • Usar negritas para destacarlas en el texto
  • Crear enlaces internos (con otras páginas de nuestra propia web) y externos
  • Incorporar contenido visual o multimedia e incluir la etiqueta alt en su título
  • Usar etiquetas
  • Darle al contenido una longitud suficiente (nunca menos de 400 palabras)

El tema del SEO requiere tiempo y dedicación. Si te urge, te recomiendo que leas este completo artículo de soyisabelromero.com, especialista en el tema, donde te da muchas claves para redactar contenidos optimizados.

  1. Crea contenido atrayente y atractivo.

Escoge una idea central, que se ajuste perfectamente a tu estrategia de contenidos y ponte a trabajarla para darle forma. Busca datos que la apoyen, investiga lo que se ha publicado sobre el tema e intenta mejorarlo.

Usa herramientas para darle un aire nuevo: sé original en el planteamiento, busca un enfoque inteligente e incluye algo útil para tu audiencia como novedades, consejos, referencias interesantes…

Por ejemplo, el storytelling: enmarcar el mensaje en una historia implica emocionalmente a los usuarios. Otra opción rápida y sencilla es crear nubes de palabras con los términos usados en el texto. Hay varias herramientas gratuitas para hacerlo.

 

  1. Crea versiones para rentabilizar tu contenido.

Como puedes comprobar, crear contenidos en costoso: requiere tiempo, esfuerzo, investigación, creatividad, originalidad. Por este motivo, cuando crees algo, inventa versiones en otros formatos para darle una vida más larga a tu contenido.

Por ejemplo, destaca una frase y haz una composición ilustrativa para Facebook o crea una infografía con las ideas o los datos para Twitter o Instragram. O si realizas una sesión de fotos de tus productos, tus servicios o tus instalaciones, monta un pequeño vídeo donde muestres el Making Of y compártelo en redes sociales.

Ya sabemos que todo esto implica mucho trabajo, pero hay que hacerlo para que Google valore nuestra presencia en internet y nos posicione en buscadores.

 

 

 

 

 

 

 

.

Share This